Menu sup

Historia

Historia

El proyecto fue redactado por Eusbi Estada. Es el primer faro de una serie iniciada al final del siglo XIX con independencia del Plan de 1847. Su origen se encuentra en una petición del Ayuntamiento de Sant Antoni en la que se exponía la necesidad de establecer allí un faro debido a la inseguridad que los navegantes tenían para entrar en el puerto. Incluso a pesar de la existencia del faro de Conillera, se había producido algún naufragio de buques que intentaban refugiarse en el puerto. Se inauguró el 15 de septiembre de 1897 como faro de 6º orden y una apariencia luminosa de luz fija roja. Sin embargo en 1913, diversas entidades y vecinos presentaron una solicitud para que se variara la apariencia luminosa, porque se confundía la luz fija del faro con las de la población, que iba creciendo y extendiéndose precisamente por los alrededores del faro. Debido a este problema, se cambió su apariencia sustituyéndola por otra de luz blanca variada por ocultaciones. En 1956 el faro fue automatizado, pero estaban muy adelantadas las obras del nuevo dique de abrigo y no tenían sentido dos balizamientos para la misma función. Por ello en 1963 se produjo la sustitución del faro por una baliza en el morro del dique. Se retiró la linterna y dejó de prestar servicio como señal marítima, aunque sus viviendas siguieron albergando hasta entrado el siglo XXI a los fareros destinados en la zona. Desde 1926, los fareros de Coves Blanques vieron cómo progresivamente se iba incrementando el número de señales adscritas a su servicio, teniendo con el paso de los años que hacerse cargo de las balizas de Es Vedrá , Bleda Plana, Punta Xinxó y el mismo faro de la Conillera.