Menu sup

Historia

Historia

Fue proyectado por Pere Garau. Las obras son adjudicadas al contratista Conrado Planas en 1908 pero no comienzan hasta 1910 por no haberse realizado los trámites de expropiación de los terrenos. Se inauguró con una óptica catadióptrica de 25 cm de distancia focal con lámpara chance de 35 mm y una apariencia de 2+1 destellos cada 20 segundos. Se inauguró el 1 de diciembre de 1914. Su construcción tuvo lugar como resultado de la mala ubicación del faro de Punta Grossa al que debía sustituir con carácter definitivo, sin embargo el faro de Punta Grossa no se apagaría inmediatamente sino que a petición de algunos navegantes, se mantuvo funcionando hasta 1916, cuando ya se habían instalado unas balizas para facilitar la entrada al puerto de Cala San Vicente. En 1948 se incorporaron unos cristales rojos en la linterna, con la intención de producir un sector de iluminación que señalara el bajo de Santa Eulalia. Posteriormente en dicho bajo se colocó una baliza sobre un espeque, pero el sector rojo del faro de Tagomago ha continuado formando parte de su apariencia luminosa hasta el 22 de marzo de 2013. A raíz del Plan de Mejora de 1967 se recreció la torre, adquiriendo su imagen actual. La automatización de la señal mediante equipos de alumbrado por gas acetileno, supuso la retirada del personal con residencia permanente en el faro. Desde entonces el mantenimiento del faro corresponde a los técnicos residentes en el faro del Botafoc. Durante la Guerra Civil se produjo el secuestro de los marineros encargados del servicio de abastecimiento, los cuales fueron obligados a transportar hasta Argel, con la embarcación del faro, a tres republicanos que pretendían huir de la isla. El faro quedó sin técnicos residiendo en la señal el 17 de julio de 1963.

Faros más cercanos