Menu sup

Historia

Historia

Fue proyectado por Emili Pou. El 18 de octubre de 1859 comienzan las obras adjudicadas a D. Andrés Roses. Se inauguró el 30 de noviembre de 1861, al mismo tiempo que los faros de La Mola, Capdepera y Penjats (en su versión reformada). Inicialmente contaba con una óptica de 6º orden procedente del faro de Penjats y luz fija blanca. Algunos autores opinan que antiguamente se encendían fuegos sobre la cima del islote para poder orientar a los navegantes; efectivamente el nombre de “Botafoc” puede traducirse como “Sale-fuego” lo cual cuadra con esta interpretación. Tiene la particularidad de ser uno de los pocos faros que, desde el primer momento, dispuso las viviendas de los torreros en dos plantas, debido a la escasez de espacio disponible para la construcción. En 1910 se sustituyó la primitiva linterna de cristales planos y planta octogonal por otra de cristales curvos y montantes verticales. También se colocó una nueva óptica de 4º orden BBT para luz fija con pantallas para producir una apariencia luminosa de ocultaciones cada 20”, las cuales pueden contemplarse actualmente en la Exposición de Señales Marítimas del faro de Portopí. Ese mismo año de 1910 la torre fue recreida. Es uno de los primeros faros que adaptó su sistema de alumbrado para la electrificación, cosa que ocurrió en el mes de julio de 1918. Ese mismo año se electrificaron los faros de la Creu, Cap Gros, Ciutadella , Maó y Portopí. Al estar inicialmente este faro situado en un islote, disponía de un servicio de lancha para el suministro de víveres y transporte de los torreros, cosa que quedó anulada al quedar más tarde comunicado mediante un dique con camino.