Menu sup

Historia

Historia

Lo proyectó Emili Pou por considerar insuficiente el faro de Ahorcados para balizar el Freo Grande entre Ibiza y Formentera. Aunque pensado para 3º orden, la Comisión de Faros opinó que tenía que ser como el de Ahorcados, de 4º orden, y además de luz fija variada con destellos rojos de 3 en 3 minutos para diferenciarlo del de La Mola, que era también de luz fija. Se inauguró el 15 de marzo de 1864. La óptica se adquirió a la casa parisina Henry Lepaute por un precio de 11.079,45 francos. Pronto se comenzaron a padecer los inconvenientes derivados de su excesiva proximidad al mar, entrando las olas en las propias viviendas de los torreros, y sufriendo el edificio un rápido deterioro, que se veía acelerado por haber sido construido con piedra local denominada “marés” de poca consistencia. Pedro Garau en 1897 propone la eliminación del edificio para construir unas viviendas nuevas en un punto algo mas alejado y situado a mayor altura, con piedra de Santanyi reconocida por su mayor dureza y resistencia a los agentes erosivos. Se construyó, además, una galería subterránea para enlazar la torre con el nuevo edificio, ya que durante los fuertes temporales las olas pasan por encima del islote, por lo que con este pasadizo, los torreros podían acudir a la torre sin correr peligro alguno. Sin embargo en 1913 un potente “Cap de Fibló” (manga de agua) arrancó la cubierta del nuevo edificio, derribó sus tabiques y convirtió el edificio en un montón de escombros, quedando tan solo en pie las paredes maestras. Los torreros tuvieron que refugiarse en la vecina isla de Espalmador y el edificio precisó ser reconstruido. Fue el segundo faro en automatizarse, después del de Penjats, mediante un alumbrado de gas acetileno con encendido automático por válvula solar, en el año 1935.

Faros más cercanos